1 de Junio, Viernes
CCK – Sala Argentina
20h00

Entrada Libre!

Información artística

Helder Moutinho (1969). El mar y el Fado estuvieran siempre presentes en su vida. De su familia gano el gusto natural por el Fado, creciendo y conviviendo desde siempre en los medios más tradicionales de este género. La sede de cantar lo llevo a hacer parte de este universo tan apasionante. Es Fadista.

Al final de su adolescencia, después de identificarse con estilos musicales más diversificados, el Fado empezó a ganar una importancia cada vez mayor en su vida.

El contacto con Lisboa es inevitable. Después del mar, es el Tajo que llama por él, revelando la ciudad de las pasiones, de las casas de fado, de las noches nostálgicas y poéticas que le han de inspirar la escrita. Al inicio cantaba solo para los amigos, pero luego surge la invitación para hacer parte del elenco de una casa de fados de Barrio Alto.

En las tertulias Fadistas, por la noche dentro empiezan a surgir las primeras letras de su autoría que vendría a grabar más tarde en su primer álbum – “Sete Fados e Alguns Cantos”

Empezó a cantar el Nónó en Bairro Alto en 1994, integro el elenco de la Taverna Embuçado al lado de artistas como Beatriz da Conceição, Celeste Rodrigues y Teresa de Siqueira, donde cantó durante 7 años y en la Parreirinha de Alfama donde actuó al lado de Argentina Santos.

Su nombre está ligado al nacimiento de algunas noches de fado más emblemáticas de Lisboa:  la abertura de Mesa de Frades en 2003, a las noches en el Chapitô , las veladas en  Bela Vinhos  en la Mouraria,  los sábados pasados en la  Fábrica de Braço de Prata, hasta la más reciente recuperación de la mítica Casa da Severa donde nasció la “Maria da Mouraria”, finalmente su propia casa de Fados.

En su trayectoria ha llevado su Fado allá-fronteras, actuado a lo largo de los años en ciudades como Nova Iorque, Vancouver, Bélgica, Holanda, Reino Unido, China, Polonia, Finlandia, Canadá, Rusia y España.

En 2018 en el Festival de Fado viene a presentar su quinto y último trabajo “Manual do Coração”, a no perder.